CRO best practices para mejorar la experiencia de uso de landing pages

Las empresas que emprenden estrategias digitales tienen el objetivo común de obtener un rendimiento positivo de su inversión. La inversión en captación es una de las partes de la estrategia: una buena optimización de campañas PPC, creatividad en la comunicación, empleo de los canales adecuados… Los departamentos de CRO y SEM unen sus fuerzas a partir de aquí.

La siguiente herramienta de la estrategia digital será, en gran parte de los casos, una landing page: una ficha de producto de un ecommerce, un formulario para generación de leads, para registro en un evento… Y el rendimiento de esta landing page se medirá en función de su tasa de conversión. Y aquí es donde entra la optimización (CRO) enfocada desde la propuesta de UX, UI y copywriting. Si nuestra landing page cuenta, de partida, con un buen research de UX y aplicación de las buenas prácticas de CRO, vamos a tener el embudo de conversión mucho mejor preparado.

Vamos a revisar algunos elementos clave a tener en cuenta para diseñar una landing page, especialmente si hablamos de una estrategia de captación de leads.

Formularios eficientes

Tanto en ecommerce como en captación de leads (B2B, SaaS, B2C…), los formularios son generalmente la forma de comunicación del usuario y nosotros. Son la última puerta antes de generar la conversión. Resumamos rápidamente todo lo que describimos en este post sobre formularios optimizados para una mejor tasa de conversión

Layout del formulario: mejor en 1 columna

Los formularios con un elemento que genera ansiedad en el usuario. El reto es reducir ese nivel de ansiedad. Si el usuario tiene que leer, interpretar y entender un formulario complejo, la tarea sea más difícil de completar si tiene que combinar la lectura de arriba a abajo con la lectura de izquierda a derecha (con un formulario a 2 columnas, por ejemplo).

Todos los campos del formulario presentados uno debajo de otro representan una tarea más fácil de asumir para el usuario. Pero, ¡ojo!. Si el formulario es demasiado largo y resulta imposible dividirlo en varios pasos, puede convenir plantear un layout de 2 columnas porque una longitud excesiva generaría un nivel de ansiedad mucho más elevado.

La longitud del formulario: solo los datos necesarios para cada negocio

No se trata estrictamente de eliminar cuántos más campos mejor. Se trata de optimizar la información solicitada al usuario en función de las necesidades de cada negocio y de la cualificación del lead que se requiere en cada caso.

La propuesta de valor de un formulario: encabezados y llamadas a la acción

Es importante cuidar y reforzar el mensaje que le transmitimos al usuario para persuadirle de rellenar el formulario. ¿Qué obtendrá a cambio? ¿Por qué debería hacerlo? ¿Qué ocurrirá después?

Feedback visual y validación de los campos

Reducir el tiempo que cuesta completar la tarea de rellenar un formulario se traduce en aumentar la tasa de conversión. Reducir la ansiedad y la incertidumbre del usuario frente a esta tarea también se traduce en mejora de la tasa de conversión. Estas son algunas prácticas recomendables en cuanto a usabilidad en formularios:

  • etiquetas flotantes / floating labels
  • incluir ayudas e instrucciones sencillas
  • validación de los campos en tiempo real
  • mensajes de error junto a cada campo (no en un lugar genérico, alejado del propio error)
  • feedback visual
  • valores por defecto inteligentes